Los problemas se pueden transformar en grandes oportunidades

18 Feb - 2013

Si hablamos de crisis empresarial, la mayoría de las personas se asustan y creen que es el fin de un negocio. Por el contrario, la crisis representa oportunidades de cambio, de avance y muchas veces son periodos en los que salen a flote los verdaderos talentos de  una compañía.

 

Cuando una organización tiene constantes resultados positivos, puede caer en la rutina y al no querer abandonar aquellos planes de trabajo considerados como “seguros” no da paso a la innovación, creatividad y nuevas tendencias, lo que genera en sus colaboradores una sensación de comodidad que no los motiva a explotar nuevas habilidades.

 

Por el contrario, ante la adversidad, los trabajadores deben sacar sus mejores herramientas y diseñar estrategias de trabajo que no sólo permitan superar los conflictos, sino mantenerse en el éxito por un largo tiempo, lo que los obliga a perfeccionarse, investigar y buscar la máxima productividad.

 

Al enfrentar etapas de crisis, las empresas deben revisar cada una de las gestiones laborales realizadas, lo que conlleva un estudio profundo de cada decisión tomada a lo largo de la trayectoria de la compañía. Aunque este proceso puede ser lento, tiene como beneficio el poder cambiar las tácticas laborales con la certeza de que las existentes no sirven, por lo que no se cometerán los mismos errores en el diseño de las nuevas estrategias.

 

Una empresa en tiempos de conflicto debe aceptar nuevas formas de pensar, utilizar recursos vanguardistas y aprender y dar oportunidades a los integrantes de sus propias filas.

 

Superada la crisis, la organización estará más fortalecida, conocerá sus puntos débiles y sus mayores cualidades y tendrá un equipo de trabajo más unido y comprometido con los objetivos de la empresa.

 

Fuente: cursosypostgrados

Copyright Seminarium Internacional 2016

Link a Optin