¿Cómo afrontar los ascensos sin cambiar la personalidad?

13 Oct - 2015

Ya hemos descrito algunas de las condiciones o situaciones que pueden indicarte la necesidad de un cambio; y hemos hecho recomendaciones sobre cómo ganarse el ascenso deseado.  Por eso ahora le aconsejamos cómo enfrentar el ascenso sin generar conflictos, envidia y otras situaciones que se suelen presentar en las empresas.

Aunque no lo crea, aunque un ascenso implica una mejor remuneración, crecimiento profesional y nuevos retos,  es muy frecuente que genere incomodidad entre los grupos de trabajo y reacciones negativas por parte de sus compañeros.

Y no los culpe. Seguramente algunos habían buscado ese logro que usted obtuvo, o piensan que el cambio va a traer consecuencias negativas. Tenga en cuenta que lo más importante es que usted demuestre sus capacidades, afronte con determinación sus nuevos retos y, sobre todo, siga siendo quien es. Por eso atento a estas recomendaciones.

 

Usted es el mismo: Antes de llegar a su anterior trabajo y ahora que obtuvo su ascenso, usted es la misma persona. No deje que el dinero o el ‘poder’ quebrante su personalidad. Su nuevo cargo es producto de su esfuerzo y ahora que usted es un ejemplo, aproveche su capacidad para enséñales a otros, orientarlos y convertirse en un gran líder.

Ellos también: Así como usted, sus compañeros, aunque puede que ahora estén bajo su mandato, son los mismos con los que compartió experiencias buenas y malas en la organización. No deben recibir un trato distinto de su parte.

Establezca nuevos límites: La camaradería y complicidad con sus compañeros puede seguir existiendo.  Claro está, es importante que establezca límites y no sea benévolo si se trata de cumplimiento de funciones. Finalmente ahora usted es la cabeza de todo un equipo.

Encamine su conocimiento: Usted más que nadie conoce la forma de trabajar de sus compañeros, sus fortalezas y debilidades. Utilice eso conocimiento para reformular su equipo y permitirles desarrollar sus capacidades al máximo. Por ejemplo, asigne tareas específicas a quien sabe que lo hace mejor.

Conviértase en apoyo: Así como usted recibió el espaldarazo para su nuevo ascenso, permita que sus excompañeros encuentren en usted la posibilidad de crecer. Si bien no se comprometa con asuntos que no son de su competencia, destaque sus capacidades y permítales desarrollarlas como parte de su equipo.

 

Adquirir nuevas responsabilidades no es fácil y seguramente se sentirá como si fuera su primer día en la organización. Así que contar con un equipo de trabajo de calidad y poner a su beneficio el conocimiento que tiene, le permitirá asumir con mayor efectividad sus nuevas competencias.

Copyright Seminarium Internacional 2016

Link a Optin